25/05/2011

Mi querido Blog...

Cuánto que contarte. Disculpa mi abandono... cuánto que contarte:

La vida me ha coqueteado... cuánto que contarte.

La que colgó el tacón ha dejado de figurar en mi aura, solo destella;
La Compañera ha venido a calmar mis ansias, mi hijoputensia, mi acelere, mi hambre de oscuro, mis celos rojos, mis letras inquietas, mi psicosis nata, mi descrédito al proyecto conjunto, mi facilidad a descapitalizar, mi inconciencia de la conciencia...pero también ha traido cosas buenas;
mi cerebro ahora ha comenzado a hacer las paces con dios, aún con minúscula;
mi sueño ya se alteró en una ocasión;
mi piel ha vuelto a acercarse a mis huesos;
he vuelto a la calle de la resistencia a las tentaciones;
ya respeto más;
viví una agonía compartida de casi tres años, agonía de alma que trascendió a mis ojos y mi corazón;
La Calaca volvió a rondar mis días, de manera calmosa, no se si haciéndome el favor o la maldad, pero cuando el momento llegó, no me quiso ver a los ojos;
se llevó a El Indocumentado, se llevó otro pedazo de mi corazón, se llevó a mi mascota con quien tanta deuda guardo;
se esfumó mi paso por la cómoda burocracia;
estoy ahora de frente picando piedra, esperando milagros, levantando muertos y peleando...peleando;
me atrapé en el compromiso, y de las piedras picadas entregué una pieza, montada en un círculo de brillo que se trasladó a los ojos de La Compañera protégé de mi corazón;
puse fecha a mi antojo;
me interesé ahora en la economía personal;
me di cuenta que los antojos a veces indigestan;
las faltas se hicieron corrientes: a mis días les faltan horas, a mis meses días, a mis años meses, a mis cuentas pesos, a mi cabeza cabellos y la lista se hace interminable;
una explosión de sucesos levantó de la tierra mi cueva donde ahora habito, solo;
me reencontré hace casi cuatro meses con la soledad, mi querida soledad de espacio respetada;
mi soledad me puso de vuelta libros en la mano;
me compré una guitarra, precioso arbol con silueta de mujer regordeta;
recuperé la capacidad de enchinarme con canciones... y de pronto te recordé, querido Blog, piel de tatuajes a mano alzada, collage de sinsentidos sentidos.

He vuelto, por lo pronto, a querer compartirte mis pasos. Espero encontrar tiempo para darte detalles de la lista que antecede, con alias, mentiras, metáforas de tiangüis, albures elegantes, verguenza enmascarada, sonrisas maquilladas, telarañas digitales, errores usuales.

Por lo pronto te pido perdón por mi abandono y por los rasguños que haré en tu delicada dermis con mis agresivas uñas ortográficas, pensarás que fue ingratitud o desprecio, pero reservarte fue pornerte en la cava oscura donde se guarda lo bueno por bueno, nada de malo o indeseable, solo lo que en aglún momento se piensa rescatar para disfrutarlo en las circunstancias cómodas que el cerebro y el corazón permitan... salud por tí, por mí, por los buenos nuevos personajes, por los malos ratos, por las ausencias, por los ojos que te lean, por los mensajes que entregues al cosmos, por los proyectos y las proyecciones. Te extrañé.